Callos en los Pies

Callos en los pies

Callos, durezas, “ojos de pollo”, clavos ... Todas estas denominaciones populares se refieren a lo mismo: un engrosamiento y endurecimiento de la piel que provoca molestias y muchas veces dolor.

Este engrosamiento de las últimas capas de la piel se debe normalmente a causas mecánicas, ya sea presión o roce, en una zona concreta de la de la piel del pie. Esta presión anómala puede deberse a:

  • Marcha incorrecta. Determinadas formas de andar provocan un excesivo apoyo de puntos o zonas concretas de la planta del pie.
  • Estrucutra del pie. La forma del puente del pie: pies planos, pies cavos, pies valgos, puede provocar también durezas o callos
  • Deformidades de los huesos de los pies. Las prominencias óseas chocan con el calzado. Juanetes, dedos en martillo o en garra u otras prominencias.
  • Un calzado de medidas inadecuadas: puntas estrechas, tacones excesivamente altos, calzado de seguridad ...

Hay que identificar el origen, buscar la causa de callos, durezas,... y responder a ella para eliminar definitivamente el problema.


Contacta con nosotros

Idioma: Català Castellano
Plantillas deportivas
--> ;